¡Estás estupenda! pero… ¿tus óvulos también?

¡Estás estupenda! pero… ¿tus óvulos también?

1000 666 Victor Lopez

Cada vez es menos sorprendente que con 40–44 años crean que aparentas 32–35 años: físicamente te ves estupenda y te encuentras tan saludable que pudiera decirse que te sientes con tanta o más energía que amigas o conocidas de menor edad.

Tienes éxito en tu trabajo, has logrado ser independiente económicamente hablando y te has hecho consciente de que es importante mantener un equilibrio entre tu vida profesional y personal, y que mejor manera que cuidando de ti: practicando algo de ejercicio, alimentándote mejor y dejando el cigarrillo y el alcohol sólo para eventos sociales. De repente, vuelves la mirada al planning de tu vida y ves cuál es el próximo escaño que alcanzar en este año: “Ser madre”.

Así que como en todo lo demás que te has propuesto, dices: “manos a la obra”, eres tan decidida, planificada y te sientes “tan estupenda” que tu mente no concibe ni por un segundo que haya algo que pueda interponerse en tu objetivo. Sin embargo, pasan los meses y a pesar de haber estado intentándolo aún no logras quedarte embarazada. Y te comienzas a preguntar, ¿qué no está funcionando?

Pues, podría ser algo muy simple como la edad

La fertilidad cambia conforme van pasando los años y aunque gocemos de una salud maravillosa y un cuerpo 10, la calidad de nuestros óvulos merma debido a una disminución natural relacionada con la edad en la cantidad de óvulos que quedan en los ovarios. A diferencia de los hombres, que continúan produciendo espermatozoides a largo de toda su vida, la mujer nace con todos los folículos que contienen óvulos en sus ovarios y no produce folículos nuevos.

Si sacamos una cuenta rápida, con nuestras hermanas, primas, amigas, vecinas y conocidas, nos podremos dar cuenta que la edad promedio de la maternidad española se encuentra sobre los 32 años, aunque por supuesto tendremos los casos de quienes con 40, 41 y hasta 44 años se quedaron embarazadas naturalmente. Pero no nos caigamos a mentiras, que esos casos no son mayoría y menos si hablamos de embarazos concebidos naturalmente, ya que sin con 30 años, la probabilidad de concebir cae a un 22%, con 40 y 45 es solo de un 5% y 1%, respectivamente.

¿Ya nos queda claro que, aunque no es un factor único, ni determinante, la edad es un factor muy importante en la concepción?

La recomendación médica es comenzar la búsqueda antes de los 35 años y si tienes 40 años o más y has estado intentándolo por más de 6 meses, y aún no has tenido éxito, acudir a algún especialista en reproducción para ayudarte a lograr el embarazo en el menor tiempo posible.

Así que no sigamos asumiendo que si nuestro aspecto físico es bueno, también lo será nuestra fertilidad. Dejemos de pensar que somos Hally Berry, Madonna, Rosario Flores o Ana Rosa Quintana que lo lograron después de los 40; ya que lo que muchas no sabemos es que gran parte de los embarazos de las famosas son fruto de la ovodonación o de óvulos vitrificados, pero no siempre se producen de manera natural.

Por lo tanto, aunque físicamente te veas y te sientas genial — y estamos seguros que así es — tus óvulos funcionan más eficazmente en un determinado momento de tu vida. Muchas veces postergamos la decisión de ser madres esperando a “estar preparadas”, pensando solo en lo material, cuando nuestro ciclo biológico es el que nos indica cuándo es el mejor momento de aceptar este llamado de la naturaleza.

¿Aún no conoces a WOOM? ¿Qué esperas? Descárgala aquí.