¿Emitimos señales cuando estamos ovulando?

¿Emitimos señales cuando estamos ovulando?

150 150 Victor Lopez

Cuando estamos tratando de quedarnos embarazadas, una de las cosas que tenemos más clara es que debemos conocer cuándo es el momento de nuestra ovulación, es decir, aquellos días en los que somos más fértiles.

Aunque nuestro cuerpo emite señales para que podamos identificar nuestros días fértiles, hace falta un mínimo de observación y autoconocimiento para aprender a detectarlas… pues, a diferencia de otros seres vivos, ni emitimos aullidos, ni segregamos olores, ni mucho menos cambiamos de color para ayudarnos a reconocer de manera evidente que nuestro cuerpo está listo para ser fecundado.

Sin embargo, sí que emitimos señales, tal vez más sutiles, algunas más fisiológicas, otras más anímicas, pero señales al fin y al cabo; así que aprendamos a reconocerlas y estemos atentas a ellas, para apuntar a la diana y lograr nuestro objetivo de ser madres.

Empecemos a enumerar:

1.- Existen unos días más fértiles que otros…¡Llevemos la cuenta!

Aunque está ampliamente masificado que el día que ocurre nuestra ovulación es el día 14 de nuestro ciclo menstrual, esto solo ocurre en mujeres que tienen ciclos de cada 28 días. Así que el día de máxima fertilidad va a variar dependiendo de la duración de tu ciclo y de la periodicidad del mismo mes a mes. Para llevar una estadística más acertada y un cálculo más exacto de tu ventana fértil te recomendamos hacer uso de una app como Woom, que a través de su algoritmo personalizado, puede calcular tus días fértiles con mayor exactitud, aunque tengas un período irregular.

2.- Hot, hot, hot…

Estás que quemas desde donde lo mires…

Por un lado nuestra temperatura corporal sube unas décimas, aumentando hasta en 0,5 grados centígrados, lo que indica que la ovulación ha terminado el día anterior y aún nos encontramos en los últimos días de nuestra ventana fértil. Y por el otro, presentamos un aumento de la libido un par de días antes de que se produzca la ovulación, lo que hace que estemos más dispuestas y seductoras… y por supuesto listas para procrear.

3.- Nuestro moco cervical cambia

Este es quizá una de las señales más difíciles de detectar, pero una de las más importantes. ¡Presta atención a tu flujo vaginal! El moco cervical se hace más abundante cuando estamos en nuestra ventana fértil, pasando primero por un estado acuoso hasta adquirir una consistencia de clara de huevo, siendo completamente flexible si lo coges con tu dedo pulgar e índice y lo estiras.

El moco cervical ayuda al esperma a mantenerse vivo y a nadar hacia el útero para que podamos ser fecundadas, de allí su importancia.

4.- Algunas veces se hace sentir a través de un pequeño dolor

Aunque no todas lo experimentamos, algunas mujeres afirman sentir una pequeña molestia o dolor en el ovario cuando están ovulando. Esto se debe a que el folículo ovárico (una especie de bolsa que protege y retiene al ovario) se rompe y libera al ovario.

Esta señal es conocida dentro del mundo médico como “mittelschmerz” (término alemán que significa “dolor medio”) y puede durar unos minutos o incluso unas horas y generalmente se siente del lado derecho del abdomen.

5.- ¡Mundo prepárate! Aquí estoy yo

Una realidad es que cuando estamos en nuestros días más fértiles nos vestimos para impresionar, nos maquillamos y nos ponemos ropas más provocativas porque inconscientemente lo que buscamos es vernos más atractivas y llamar la atención del sexo opuesto, diciéndoles que estamos listas para ser fecundadas.

6.- Nos cambia la voz

Pues sí…estudios han demostrado que durante la ovulación nuestra voz tiene un registro más alto haciéndose más aguda, ya que este registro suele asociarse con la juventud y la fertilidad. Es como si quisiéramos gritarle al mundo en ese momento que somos fértiles.

7.- Nos impresionan los Jaime Lannister

Curiosamente, los días en los que somos más fértiles nos atraen más los hombres con voz grave y mandíbula cuadrada como la del actor que personifica a Jamie Lannister en Games of Thrones. Asimismo, durante este periodo, lo bueno y políticamente correcto carece de interés, siendo más propensas a fijarnos en los chicos malos. ¡Cuidado si nuestra pareja dista de este prototipo!

8.- Nuestro olfato tiene vida propia

Existe una teoría que dice que cuando estamos en nuestra ventana fértil nuestra capacidad olfativa se agudiza para identificar a una pareja potencial. Esto aplicará para aquellas que aún se encuentran solteras y sin compromiso. Si tenemos pareja y nos encontramos buscando un embarazo… y de pronto concientizas que empiezas a oler perfumes, olores, aromas o hedores con mayor intensidad que en otro momento, puede que te encuentres ovulando. Para verificarlo, revisa si presentas alguno de los otras síntomas mencionados anteriormente o compra uno de los test de ovulación que hay en el mercado.

En resumen…la naturaleza es sabia y nuestro cuerpo y organismo emite diversas señales para indicarnos cuándo somos más fértiles. Aprendamos a conocernos y usemos ese conocimiento a favor para saber que ¡Estamos ovulando, manos a la obra!

 
Descárgala aquí
Dejar una Respuesta